Técnica de craquelado


Para dar a muebles y adornos un toque romántico y de época, el craquelado es una técnica de envejecimiento ideal, muy utilizada y de sencilla realización.  A través de este método se procura replicar las grietas delgadas que se generan en las lozas, pinturas y muebles antiguos. El efecto de craquelado se obtiene colocando una capa de pintura sintética, de secado lento, y encima una de base acuosa, de secado rápido. La capa superior se resquebraja por las tensiones de la pintura de base.

Aprende a envejecer las superficies de todo tipo de objeto decorativo (jarrones, portarretratos, piezas de mobiliario) utilizando craqueladores, productos especialmente fabricados para este efecto.

Para lograr un craquelado de colores contrastantes, cubre la superficie con una base de acrílico color natural y deja secar. Luego, aplica una capa de barniz craquelador. Distribuye el barniz uniformemente, sin superponer las pinceladas. La dirección de las pinceladas de esta capa determinarán el sentido de las grietas. Por último, aplica un acrílico oscuro con un pincel. Deja secar naturalmente o utiliza un secador de aire tibio, a una distancia de 25 cm de la pieza.

Si no cuentas con barniz craquelador, puedes reemplazarlo por una capa de cola vinílica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *